CREANDO EL PUENTE DORADO.(SEGUNDA PARTE)

Queridos hermanos lectores:

En esta segunda parte quiero narrarles lo que determina el camino aceptado y la consagración asumida. Cómo aún sin tener plena consciencia fuimos viviendo experiencias maravillosas, reuniendo y entrelazando las frecuencias que determinan la codificación interna y cósmica. El tiempo cronológico nos permitió ir día a día conociendo a través de los pasos ciertos cómo se  conforma  la red de luz y se interconectan los sistemas permitiendo dentro del tiempo oportuno ser partícipes de dicha creación y transformación.

Cuando el hombre recorre el camino interno “Erks” despierta el conocimiento que revelan sus cuerpos y los centros energéticos, alineados al plan que conforma el retorno consciente. Como ya les informé todos los centros aportan las referencias necesarias para dar vida al hombre nuevo.

Al llegar a LIS FÁTIMA la expansión y la integración crean el puente dorado, permitiéndole al ser observar en su presente, el pasado y  así soltarlo para avanzar con confianza hacia el futuro, “que se crea en un eterno presente”.

De  esta manera el  hombre  se transforma en un catalizador, es la antena que conecta lo macro y lo micro, trayendo las corrientes afines a su propio proceso de redención.

“Al recorrer los caminos de la tierra despertando los del cielo encuentra las nomenclaturas que coinciden con su resonancia interior. Su nota alcanza a crear las octavas estableciendo la unidad entre naturaleza humana y naturaleza divina. Su alma establece la vibración exacta para ejercer tensión, resistencia y elevación. Todo se va ordenando dentro de la propia esfera que conforma su cuerpo de luz, para así desde ahí comenzar a vivir lo trascendente.”

Erks abrió en el año 1983 el portal que conduce a la “CIUDAD DORADA” y LIS FÁTIMA se conecta  en concordancia a ERKS en el año 2005. Corresponde de esta manera  la séptima puerta dentro del  nivel de revelación y síntesis.  Esta puerta interconecta lo interno y lo planetario permitiéndole  al  hombre  insertarse dentro de la esfera que corresponde a la   “GRAN HERMANDAD”. En el año 2006 se crea de manera consciente  la “hermandad de luz de la tierra”  y se abre  el portal INTER-DIMENSIONAL.  Este impulso  de luz trajo no solo la presencia total  del comando mayor ASTHAR, sino además el compromiso que  abrían de revelar el DESIGNIO DIVINO Y LA REAFIRMACIÓN DE VOTOS, ambos procesos corresponden al llamado de la MADRE realizado en el año 2008 y el último llamado en el año  2009 que correspondió al CRISTO CÓSMICO.

Dentro del nuevo orden cósmico, estas pequeñas semillas de luz, conforman el diagrama de unidad que iría a revelar posteriormente el camino de transición.

En cada ciclo se tuvo un tiempo cronológico para adecuarse al cambio y así aceptar el desafío que implica lo nuevo. Ya se nos había informado, al ingresar al año 2000 que debíamos trabajar la adaptabilidad, la flexibilidad y la  inofensividad.  A partir de allí todo proceso estuvo ligado a la fusión que ejercen las dos corrientes mayores. “Oriente y Occidente” “EL BUDA Y EL CRISTO”,  el amor y la sabiduría. Otorgando el conocimiento concreto. Aquello que determina el camino hacia la maestría y el poder del AMOR generando la fusión.

La luz expandió la consciencia revelando el conocimiento adormecido, el amor abrió las puertas reconociendo el sonido eterno. Permitiendo a cada hermano re-encontrar el camino sagrado.  Este  camino está trazado en la tierra y en el cielo. El cordón de plata y el cordón dorado del corazón conforman el arco ascensional, permitiendo aumentar el grado de receptividad a nivel sensitivo y el grado de expansión e irradiación.

La LUZ  y el AMOR conforman la unidad entre materia y esencia, la personalidad o ego vive la transición, el movimiento constante dentro de la tracción que genera la ascensión.

La luz se expande cuando la mente superior conecta el hemisferio derecho con el corazón creando la frecuencia electro-magnética que determina el despertar. Acompañando cada ritmo y orden que el origen emite dentro del tiempo/espacio requerido para dicha transición.

Cuando la mente se entregue a la voluntad divina que se encuentra alojada en el recinto de su propio corazón unificado con la luz del alma, el hombre habrá de transitar el camino del medio, el gran revelador unirá el cuerpo y el alma para dar vida a aquello que ya está dispuesto desde el origen al fin.

Por ello se dice que la luz de la mente otorga la ILUMINACIÓN, la luz del corazón la IRRADIACIÓN y la luz del alma la INTEGRACIÓN.

Iluminación= conocimiento. Irradiación =amor. Integración = cuerpo de luz.

Es el corazón el órgano que sostiene la vida humana y divina. La intuición revela la voz interna trayendo el conocimiento sagrado, el despertar de la mente superior otorga el conocimiento que revela la herencia cósmica “dharma”. La síntesis del camino transitado a lo largo de las existencias vividas.

El cuerpo es el instrumento que sirve al alma, el mismo comienza su propia transformación adaptándose a los movimientos que generan sus sistemas internos. Al ser consciente y por sobre todo al conocer los mecanismos que van creando y re-estructurando nuestro cuerpo humano/planetario, vamos acompañando el salto cuántico.

Para ello se van conformando las redes de luz, constituidas a partir del conocimiento de nuestras tres octavas, circuito cerrado que confiere dentro del ritmo divino los acordes de integración y expansión. Estas tres octavas crean la esfera o envoltura de nuestro propio cuerpo de luz. Son las células y moléculas amalgamadas por la transición de nuestro ADN, en GNA.  Uno es parte del otro, simplemente el aumento de rotación y aceleración electro-magnética incorpora los registros originales permitiendo conformar el cuerpo ascensional.

El GNA es el código de transición, es quien permite al cuerpo vivir consciente el movimiento de transformación, adecuando cada ciclo a la percepción que necesita para ser de la dualidad una unidad. A partir de ello el hombre sería un ser ÍNTEGRO. MATERIA DIVINA CONSCIENTE.

Todo este camino que fuimos transitando entre las aguas, los valles y las montañas, fueron ordenando y acomodando nuestras estructuras a los nuevos niveles que determinaba el crecimiento consciente. Todos y cada uno de los centros impulsaron los registros que ese tiempo requería para aportar lo necesario dentro del camino de la integridad.

Siempre trabajaron todos los centros conjugando la redención, fomentando la purificación y ejerciendo la tensión para vivir otro nivel de conocimiento y percepción, la transición en todo momento marcaba el ritmo que debía sostener el hombre para llegar a ser UNO.

Por ello LIS FÁTIMA representa la UNIDIRECCIONALIDAD, es la visión del objetivo sin perder de vista aquello que contiene dentro para ser ofrecido.

De esta manera cuando el hombre traspasa el portal comienza a recorrer un camino más comprometido con su búsqueda y sentir. Esto lo hace responsable del accionar, debe recordar las palabras entregadas para ser de él un ser libre y a su vez expansivo de su riqueza interior. Posee el conocimiento adquirido en el camino de su encuentro, y por ende siente con mayor plenitud la percepción entre lo interno y lo cósmico.

El tiempo y el espacio iban creando las redes cósmicas estableciendo las referencias acordes a los niveles internos constituidos por los centros y por los seres auto-convocados.  El mundo interior, exterior y planetario marcaba el inicio de un proceso macro-cósmico.

Hoy los sistemas están interconectados, lo macro y lo micro, interno, humano,  planetario consolida la atracción y el movimiento de transición que generan cada día los nuevos impulsos solares. El sol interior y el sol mayor emiten las frecuencias que conducen al salto cuántico.

El tiempo se adecúa al movimiento y otorga la visión de manera directa para que todo ser  pueda apreciar el movimiento de la gran esfera que conforma su habitad. Su mundo se va moviendo entre las corrientes centrípetas y centrífugas creando la oportunidad de una inclusión interna externa y cósmica.

Desde el año 2013 vemos el cambio constante y podemos comprender que siguen los sistemas creando las diferentes corrientes electro-magnéticas que requiere el renacimiento planetario dentro del salto cuántico.

Todo está bajo el orden divino, nada escapa a ley de manifestación y trascendencia. Los sistemas macro-cósmicos inciden en los sistemas internos del cuerpo humano y también en los sistemas que conforma la existencia del hombre en la tierra.

Ha llegado el momento que todo entre en resonancia, que el sístole y diástole del gran corazón sagrado repercute en el sentir del hombre consciente y así comprender que él forma parte de este gran diagrama divino,  que entrelaza la luz del corazón y el alma.

Con amor y gratitud

Betty

Erks_25

Los tres grupos álmicos estaban siendo integrados por Samana en una nueva y eterna alianza. Fotografía tomada en el valle de Erks, dentro del área de Iki Shamuaika, tomada por Margarida Mello, Año 2006.

3 comentarios en “CREANDO EL PUENTE DORADO.(SEGUNDA PARTE)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s