CREANDO EL PUENTE DORADO.

Queridos hermanos lectores:

Bajo la ley de atracción y repulsión se ordenan las esferas. Los hilos invisibles generan la tensión permitiendo percibir el  movimiento interno y cósmico ante  la atracción. Son los tiempos marcados por la transición, en  el camino del cielo y la tierra se alinean al sentir superior, el orden sagrado emite las resonancias de una nueva etapa de transformación.

El peregrino recorre los caminos adaptándose a un nuevo espacio “cielo y  tierra” de esta manera  se acopla a  los acordes y frecuencias que determina dicho proceso magnético. Esta atracción le permite al hombre vivir el salto dimensional, siendo éste consciente de la nueva re-estructuración que se crea dentro de uno y fuera de uno, ya que el mundo interno ha comenzado a latir; hacerse sentir. Es la vida que internamente fluye permitiendo ser revelada y así asimilada. Este contenido está dentro de la tierra misma, y de cada reino, estableciendo el re-alineamiento para así despertar el  conocimiento y  alcanzar  la síntesis que genera el RETORNO.

Las esferas son los centros electro-magnéticos activados a lo largo del programa DESPERTAR.  Emiten éstos las notas y las claves necesarias para ayudar a generar la UNIDAD. En todo momento les revelé de ellos, hoy quiero hacerlo desde otra perspectiva. Como “CAMINO DE CONSAGRACIÓN”.

Recorremos el camino de la Tierra buscando aprender a re-establecer nuestra relación interna, externa y cósmica. Vamos a lo largo del recorrido descubriendo señales, eligiendo senderos y re-encontrando lugares dentro y fuera de un mismo tiempo/espacio.

Ya tenemos más consciencia y más conocimiento porque fueron muchos años los que nos permitieron avanzar hacia lo nuevo. La madurez y el compromiso de SER nos ubicaron en primer lugar ante el gran desafío de auto-conocernos y así despertar nuestro SENTIR,  para luego simplemente aprender a SERVIR.

Son nueve las esferas de luz activadas,  conforman tres  triángulos afines a la frecuencia de transformación interna, externa y cósmica. Actúan en forma independiente o integradamente proporcionando los registros que requiere  el tiempo de trascendencia e integración.

De esta nueve esfera hoy me abocaré a siete de ellas, que representan el proceso de transformación humana permitiendo abrir la puerta hacia niveles macro-cósmicos.  Estas siete esferas son Aurora, Erks, Mirna Jad, Ibera Oceano-Laguna, Cima Azul y Lis Fátima.

El mundo interno, tanto planetario como vuestro posee las claves para vivir esta transición y trascendencia. Erks como  esfera de luz y comunicador del programa ASTHAR;  contiene las referencias de todos los centros ubicados a lo largo del corredor de América del Sur y Europa permitiendo crear íntegramente la nueva Tierra.

Aurora genera la redención material humana y planetaria. Desde lo humano nos  otorga la posibilidad de reconciliación con uno, con los demás y con DIOS. Este centro o esfera nos vincula desde el origen al fin como materia, sirviendo al propósito de evolución y experiencia que determina el camino de la vida.  Aurora  aporta una nueva luz  en la visión de cada día, en el presente de oportunidad y en el milagro de la transformación. A través de un camino de conexión y comunión. Y desde el sistema planetario re-establece los registros del origen permitiendo crear los diseños de luz que conforma una nueva existencia. Redime cada reino proporcionando las nomenclaturas que rige la ley de atracción.

Mirna Jad, es la esfera que nos religa, nos reúne a  un mismo sentir,  la necesidad de encontrar las respuestas a la inquietud que surge dentro nuestro buscando el  conocimiento de lo sagrado. Este centro nos permite identificarnos como grupo, desde la diversidad hacia la unidad.  De esta manera aprendemos a disciplinarnos, a vernos desde la dualidad, luz y sombra, materia y esencia. Adquirimos  experiencia y logramos expandir la  consciencia a través del servicio y la aceptación. Todo vínculo genera reacción y tensión ordenando y otorgando vivencia y transformación dentro del camino de la revelación.

Ibera océano e Ibera laguna, estas dos  esferas interconectadas generan  la gran alquimia sagrada. Absorben y emiten  las corrientes electro-magnéticas de orden solar, impulsando las aguas internas humanas y planetarias.

Este movimiento agita el 70% de las aguas internas y externas, provocando el  barrido de los residuos acumulados dentro de la existencia material. En el hombre  actúa directamente sobre mente y emoción, estableciendo la línea de transformación que requiere el organismo para vivir la intensificación de luz en la integración de un nuevo cuerpo consciente. Al  eliminar dichos residuos  permite al cuerpo  vibrar con mayor intensidad,   elevando la nota interna y estableciendo una nueva  resonancia; si ésta se sostiene se intensifica la frecuencia permitiendo conectar la luz entre la mente, el corazón y el alma.  Si el hombre aquieta la mente y estabiliza el cuerpo emocional incrementa la receptividad y por ende la intuición, conectando al alma dentro de un movimiento de mayor comunión. Todo ello conduce a la creación del cuerpo de luz.

De la misma forma se produce el aumento de electricidad magnética a nivel interior DE LA TIERRA,  esto se genera por las esferas y sistemas creados a través de cada ciclo. Los impulsos internos y cósmicos sostienen el reordenamiento vibratorio establecido desde el origen para vivir el salto dimensional.

Cima Azul es la esfera que determina el conocimiento del templo interno, permite comprender que al revelar nuestra propia identidad divina despertamos el conocimiento intuitivo que corresponde a la conexión alma/mónada.

Este centro nos proporciona la expansión mental superior y la pureza al sentir del corazón,  estableciendo la libertad entre la tierra y el cielo en un nuevo despertar.

LIS FÁTIMA. Es la esfera de CONSAGRACIÓN, es el camino que nos lleva a ser UNO desde lo humano para llegar a ser UNO en lo divino integrado.

Es aquí donde he querido llegar. Unir de esta manera a ERKS y LIS FÁTIMA, para mostrarles el camino del medio. El camino que nos proporcionó el conocimiento, la aceptación y por ende la consagración. Este centro es el  “MEDIO”  que permitió  conocer lo individual, lo grupal y por último lo que nos integra a la HERMANDAD, lo que debemos concretar.

Es la esfera que determinó el punto de equilibrio entre cada uno de los aspectos que debíamos ir adquiriendo y trascendiendo para llegar a conocernos,  llegar a él, fue el momento relevante, donde se siente ser unido, aceptado compartiendo la responsabilidad y el compromiso que determina el camino del hogar.

Lis Fátima une al hombre con su destino, lo ubica ante su gran desafío SER siguiendo los caminos que marca la transición, a partir de allí CIELO Y TIERRA son parte de uno mismo y lo que ha de adquirir el peregrino será su propia maestría para dar y recibir aquello que determina la ley de RETORNO.

Desde lo interno fuimos creándonos, descubriendo cada aspecto positivo- negativo, hasta llegar a definirnos, a re-encontrar nuestros propios niveles de sensibilidad, nuestras propias reacciones impulsadas hacia lo desconocido hacia la verdad oculta y revelada por el camino de la integridad.

Fuimos siendo seres que de una u otra manera trabajaron arduamente sus cuerpos, en cada uno de sus niveles y fuimos sintiendo poco a poco la seguridad y la certeza que marcaba el camino de la trascendencia, todos de una forma en su tiempo alcanzarán dicho estadio, pero para ello deberán  atravesar las aguas, caminar los valles, y elevarse por sobre las montañas de sus propios deseos hasta encontrar la aspiración que envuelva todos sus  cuerpos conformando la estrella del hombre integrado.

Llegar a ser CONSAGRADO, significa ser ACEPTADO, primero se aceptó así mismo  y luego tras constante desafíos se integró y asumió su propio destino, ser uno con su DIVINIDAD.

Esto es LIS FÁTIMA en comunión con ERKS, es el camino que le ha otorgado ser consciente de si con toda la luz y la sombra que aún puede estar en él, es esto importante comprender, seguimos siendo materia y esencia aún permanecemos en esta dimensión y trabajamos para ayudar y ayudarnos a re-establecer nuestra propia frecuencia dentro de los lineamientos que genera el ORDEN DIVINO. Somos catalizadores de corrientes afines al gran proceso que enmarca la ASCENSIÓN. Y  por ello estamos asumiendo avanzar por el PUENTE DORADO  creado  entre el CIELO Y LA TIERRA completando el desarrollo que marcan los tiempos de TRANSICIÓN.

Es el hombre que construye su propia estrella de cinco puntas; sus  pies sobre la tierra, sus brazos extendidos ayudan a sus hermanos del camino con el conocimiento que han adquirido porque han sintetizado lo que está dentro de sí mismos. Son uno con todos ellos, compartiendo y viviendo el hacer cotidiano comprometidos por AMOR, VERDAD Y VOLUNTAD. Siguiendo siempre el sentir del CORAZÓN.

Al final de la entrada comparto algunas fotos tomadas en Líz Fatima Portugal.

Con amor

Betty

7 comentarios en “CREANDO EL PUENTE DORADO.

  1. Muchas gracias Betty es bellísimo.,pero yo me quede en el tiempo,pues,antes el primer triangulo conformaban Aurora Erks Miz.titlan.Y ahora hay mucho mas conocimiento Es como se abriera el cieculo no se toca.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s