EL HOMBRE NUEVO

ejercicio espiral_colorQueridos hermanos lectores:

Iré recorriendo junto a vosotros este tema tan significativo dentro del ciclo de transición.

Desde el origen al fin estamos constituidos por materia y esencia. Ambas interactúan dentro de la misma estructura  “cuerpo”. Estos cuerpos están  sujetos  a códigos  que rigen los  procesos de transformación y evolución. El ciclo de transición planetaria nos permite hoy  descifrar el mensaje que posee la unidad material, sea ésta humana o planetaria.

El cuerpo planetario como  humano está compuesto de leyes y sistemas afines, posee registros similares apropiados para vivir conjuntamente el salto dimensional. Nuestro mundo posee cuatro reinos  y el reino humano es el cuarto. El mismo genera la tensión y resistencia necesaria para vivir progresivamente la transformación, todo ciclo crea y revela nuevas condiciones dentro de la evolución.

A través del contacto con las HERMANDADES PLANETARIAS, SOLARES Y CÓSMICAS, fuimos adquiriendo el conocimiento, que determina la LEY DE RETORNO. Bajo el programa  de redención y trascendencia.

A lo largo del camino, nuestros hermanos mayores, nos fueron entregando las  herramientas necesarias  para la ardua tarea que debíamos concretar. Son éstas cada uno de los centros internos activos en el corredor magnético planetario. Los mismos actúan directamente sobre los niveles de frecuencia micro y macro cósmicos. Poseen claves que acompañan el gradual nivel de expansión dentro del tiempo cronológico que determina el alineamiento y los sucesivos cambios dentro del orden interno y cósmico.

Hace 39 años  que el COMANDO ASTHAR  comenzó la actividad dentro del área de Aurora, en Salto; Uruguay,  el programa denominado “evacuación-rescate y despertar” contenía las referencias del origen al fin de un proceso que conduciría a la humanidad al DESPERTAR, permitiendo ser consciente de lo que significa rescatar y auto-revelar su propia identidad humana/divina en el transcurso de su camino interno y cósmico. Simplemente el hombre volvía a percibir el llamado que originariamente hiciera el CRISTO HISTÓRICO, convocándonos al RE-ENCUENTRO y al compromiso de vivir lo inconmensurable que determina la ley del CREADOR.  Éramos  viajeros del tiempo, buscando encontrar las referenciase  que coincidían con el SENTIR Y EL HACER  de un nuevo hombre. Comprometido con la VERDAD  y la HERMANDAD.

Es importante saber cómo nuestros hermanos mayores trabajaron unificadamente lo macro y lo micro. Lo interno, lo externo y lo planetario.

Todo es uno. Y todo ello está dentro de una misma codificación, sujeta al desenvolvimiento parcial y total dentro del tiempo/espacio que iríamos a necesitar para llegar a ser UNIDAD.

A través de cada ciclo nos fueron brindando  la posibilidad  de recuperar nuestra memoria sagrada y así  descubrir cada signo que entrelaza la existencia.

En primer lugar debemos  remontarnos a la creación, el CREADOR, constituyó su obra a través del pensamiento-palabra y acción otorgando el hálito de vida humana  y la chispa divina. Existen además elementos que constituyen la malgama estructural y que debemos tener en cuenta; todas ellas nos conducen a  un mismo fin: la luz, el verbo, el sonido, los elementos y los sentidos.

Quizás resulte complejo para vosotros comprender lo que trato de transmitir. Intentaré expresarme correctamente.  Somos desde el origen LUZ y volveremos a ser LUZ.  Para llegar a constituirnos conscientemente en LUZ debemos atravesar muchas puertas para así descubrirnos en la fusión.

Las enseñanzas transmitidas por las hermandades, sirven para entender cómo se logra llegar a esta UNIDAD.

Ellos nos proporcionaron todos los elementos que van entretejiendo la nueva malla etérica divina, conformando de esta manera el mercaba planetario.

Pero iré desarrollando gradualmente el tema así van comprendiendo como lo fueron creando; los centros  energéticos actúan a nivel interno como una gran red interconectada entre reinos que conforman nuestro habitad. De la misma forma existe una red a nivel planetario creada por sistemas que interconectan bajo puntos de unión luz las frecuencias permitiendo vibrar bajo escalas electro-magnéticas de orden solar. Referencia ésta del origen divino del hombre humano.

Estos diez centros activos, conforman la unidad electromagnética que ha de desarrollar el circuito luz de una NUEVA TIERRA, creando la esfera evolutiva de un nuevo ciclo de vida.

Todo proceso posee tiempo cronológico y permite a través de él adaptarnos a los sistemas que acompañarán dicho salto dimensional. Pero antes de esto cada reino a de vivir su propio proceso de modificación materia/frecuencia, permitiendo al hombre re-establecer la condición de vida en mayor nivel luz.

Cada centro otorga el impulso y la condición que ha de prevalecer para llegar al fin de esta gran evolución consciente.

Los nueve centros activados dentro del tiempo/espacio de convocatoria y co-participación humana nos permitieron acompañar y comprender como se fueron ordenando  cada uno de los registros que determinan la atracción y ascensión.

Por ejemplo Aurora, nos proporciona la restauración y reconciliación  del cuerpo tanto humano como planetario, actúa directamente sanando, y ordenando los cuerpos “internos, externos, planetarios”, “materia planetaria interna, materia humana en cada cuerpo, y sistema planetario dentro de la esfera de evolución”,  niveles que determinan los nódulos de resistencia creados por los aspectos emocionales/mentales a lo largo de la existencia. Por esta razón  aurora trabaja directamente sobre la herida existencial, memorias del pasado que deben disolverse ya que traen aspectos nocivos a lo largo de la experiencia, toda acumulación de residuos energéticos enferma el organismo provocando el deterioro del cuerpo, o de los cuerpos.

Se entiende que dichos nódulos existen tanto en cuerpos físicos, como etéricos, ya que los mismos están conformados por energía, condensada y activas dentro de los ciclos buscando sanar a través del PERDON. Son consideradas como formas de pensamiento liberadas en muchas ocasiones aún sin darse cuenta el hombre.

Tenemos consciencia de lo concreto, pero nos falta comprender lo sutil, que posee un alto contenido electro-magnético, generando reacciones a nivel físico/corporal o físico material planetario.

Los elementos “agua, viento, fuego” en muchas oportunidades disuelven estos nódulos creados por el hombre. Son éstos creados muchas veces inconscientemente  a través de un pensamiento nocivo, enfermo, utilizando sin conocer sus propias  fuerzas electro-magnéticas “pensamiento y sentir” dolor, odio, envidia; de esta manera se observan luego reacciones adversas. Es importante por ello comprender como somos, pensamos, sentimos, hacemos, decimos, recuerden somos CO-CREADORES.

Aurora es una nueva luz para el hombre, para el planeta, para la existencia, es el amanecer de un nuevo día, que otorga la posibilidad de restaurar y regenerar su propia naturaleza a través de la reconciliación consciente.

El mundo interno ERKS es el Llamado, el encuentro, el asumir el compromiso de SER consciente auto-descubriendo su propia identidad humana y divina. Recuperando sus propias condiciones para vivir el reencuentro sagrado y la responsabilidad del hombre hacia el hogar.

Erks lo que nos otorga es el conocimiento de uno mismo actuando y descubriendo con libertad su propia herencia divina. El karma y el dharma interactuando conjuntamente, uno apurando el paso para llegar al despertar y el otro otorgando el conocimiento para ser quien ya ES en la total comprensión que crea el RE-ENCUENTRO DENTRO DE SI.

Erks es el camino del medio, entre lo opuesto que conoce revela el sentido de la unidireccionalidad, cuando comprende que él mismo es el maestro y el alumno del camino que perdura en el tiempo para RENACER.

A través del mundo interno, fuimos descubriendo el programa y es tan perfecto dentro del ciclo de evolución que simplemente sorprende como y de qué manera hemos logrado llegar a este tiempo maravilloso que nos conforma en HERMANDAD.

El lenguaje es importante ya que forma parte del mismo origen,  cada ser humano posee una nota, contiene una resonancia y mantiene una frecuencia, el SONIDO, posee el acorde y crea la frecuencia para lograr la unidad. Conduce al hombre a la percepción y al despertar.

Por esta razón existen tres niveles dentro del lenguaje IRDIN revelado por la HERMANDAD.  Irdin significa ir hacia la LUZ.  El  verbo, contiene el sonido que activa la frecuencia interna de la nota del ser que  despierta al sentir  de su acorde.

El segundo es el lenguaje de símbolos, permite comprender lo que está más allá de la imagen. Establece la percepción e intuición revelada a través del camino que conduce a la expansión de consciencia. El hombre aprende a interpretar los códigos, los signos y las señales que marcan los tiempos de transición y oportunidad. También este nivel se relaciona con las nubes, los colores, las formas tanto físicas – concretas – como sutiles. Todo forma parte del aprendizaje y el mismo es esencial, desarrolla lo interno, lo sutil que determina la INTUICIÓN, el contacto con el CORAZÓN.

Cuando el hombre comprende que simplemente es un instrumento consagrado a la manifestación de su propia divinidad, éste acepta el desafío de SER CONSCIENTE EN LA REALIDAD QUE HABITA DENTRO DEL TIEMPO DE INTEGRIDAD.

Puedo acotar además que dentro del sonido se hace referencia al TRUENO, al VIENTO, al AGUA, a los SISMOS. Todos ellos contienen referencias únicas o conjugadas, comparten el proceso de hacer notar la existencia más allá de la vivencia que el hombre crea, el cuerpo planetario posee vida, se desarrolla y perece, de la misma manera que lo hace el hombre, solo que siempre existe, modificado a través del tiempo pero necesario para proporcionar vida humana y evolución a cada reino creado por DIOS.

La gran esfera conforma el mundo de la existencia y posee referencias análogas permitiendo comprender que somos parte y dentro del ciclo es el mundo quien nos otorga la posibilidad de una nueva REALIDAD.

Este mundo que no conocemos en profundidad, es bello y maravilloso; tiene  vida, vibra, siente, genera, crea, es el cuerpo y alma en donde el hombre avanza por la escuela de vida humana. Es este mismo mundo el que ha hecho una alianza sagrada, por ello el nuevo código genético lo determina el MUNDO QUE A RENACER CONSCIENTE DE UNA HUMANIDAD QUE CONFORMO SU PROPIO HABITAD DIVINO.

El tercer lenguaje es el lenguaje de LUZ. La codificación se logrará cuando el hombre auto rescate su propia naturaleza, reordene sus propios niveles de frecuencia y perdone sus actos conscientes e inconscientes. Para así aprender a vivir aceptando el desafío de SER QUIEN ES.

Este lenguaje crea a través de nuestro sistemas una red interna de luz, generada por el estímulo eléctrico mental superior, y acompañada por la redención y la  transmutación, que generan las corrientes de agua, impulsadas por los centros de Ibera laguna y océano, estableciendo el constante movimiento de dichas corrientes para conformar o configurar el diagrama exacto que interconecta con el sistema planetario/solar, origen y fin de un propósito que ha de conducir al hombre a su trascendencia.

Este gran proceso simplemente se logra cuando el hombre asuma individual y colectivamente ser uno, desde el AMOR, DESDE LA CORRECTA RELACIÓN consigo mismo y por ende con los demás, desde la aceptación, desde el respeto, recuperando los valores que determinan el camino hacia la concreción y hacia la verdadera unicidad a la que pertenece.

El hombre posee los registros y las claves, solo debe utilizarlas y logrará comprender que forma parte de un mundo mayor, sin violencia con verdadera responsabilidad. Puede éste llegar a la PAZ, la paz está dentro del hombre mismo, cuando éste acepte su materia y su esencia comprometida por el camino de la existencia, su alma que intermedia entre su realidad corporal material y su esencia arquetípica lo conducirá a la integridad, que determina el RENACER.

Será por ello un hombre nuevo, logró reconocerse dentro de un ámbito material e inmaterial y logró a través del esfuerzo asimilar las correctas nomenclaturas que determinan el ESTAR CONSCIENTE de la VERDAD, del CRISTO CONVOCÁNDOLO AL DESPERTAR.

Todos los centros son campos de luz, redes de hilos invisibles dadores de constantes estímulos, necesarios para la re-ubicación del hombre con su mundo y con lo que depara el DESTINO en este tiempo de ATRACCIÓN.

Solo el AMOR PERMITIRA, que el hombre a través de la contemplación entre en contacto con el camino de las ESTRELLAS trayendo su origen hacia el mundo de la TIERRA, PERMITIENDO caminar la experiencia material y descubriendo el accionar del ser CONSCIENTE DE UN MUNDO QUE LE PERTENECE.

Solo el AMOR ABRE LAS PUERTAS Y LAS VENTANAS DE UN REINO QUE ESTABLECIO SU TIEMO DE RETORNO Y DE CREACIÓN. Confiad que la clave ya está en tu interior.

Queridos hermanos lectores unamos desde el corazón y el alma nuestras oraciones por todo aquel que lo necesite, en estos tiempos de oscuridad, nuestra luz y  amor hará la diferencia.

Con amor

Betty

Un comentario en “EL HOMBRE NUEVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s