ABRIENDO LAS PUERTAS DESDE EL ALFA AL OMEGA

Queridos hermanos , hoy haré una reseña de los ciclos que han servido  a vuestro despertar.

Desde el alfa al omega existió un propósito establecido por Dios “El creador y la Creación” Evolución. El constante y permanente proceso de evolución, conduciría al ser humano hacia su verdadera morada divina. Su identidad sagrada. Su propio arquetipo cósmico.

Este planeta, nuestro mundo, fue creado por y para el Cristo.  Está calificado como escuela de evolución material/esencial. En cada raza física existió un desafío, una prueba a trascender, y dentro del viaje eterno, el hombre, fue adquiriendo dominio y determinación en el decidido pasaje  que le ofrecía la vida y su libre albedrío.

Sujeta estaba la especie humana a los vaivenes de su propia elección, no todos buscaban la vía interior, aquellos hermanos que salían de los cánones impuestos por la naturaleza, enfrentaban no solo a su propia especie  sino también su propia naturaleza entre el sentir y el hacer que determinaba el saber.

Fueron aquellos seres los grandes maestros, los que dejaron sus huellas en el transcurso de la experiencia humana, hasta alcanzar el nivel y la apertura que permitía al hombre descender lo sagrado; muchos hombres y mujeres abrieron el camino, se abrieron a si mismos desde la mente, sintiendo su corazón  para descubrir el alma.

Y allí ante la evolución que marcan los tiempos, en la continuidad que otorga el creador, desciende la luz a la tierra permitiendo tornar consciente al hombre conduciéndolo a un plano mayor. En primer lugar lo hace el Buda, el iluminado expande la consciencia incorporando luz a la mente y el cuerpo. Para así permitirle a la materia recibir al Hijo de Dios, al Cristo.
Cielo y Tierra creaban así el momento sagrado de comunión. Jesucristo enseñó el camino, reveló la verdad y la vida eterna, solo que la humanidad no estaba preparada aún para este salto dimensional. El Cristo  no fue reconocido. Muerte y resurrección, alianza y transición. Permiten hoy comprender como y de que manera estamos repitiendo el camino marcado por el Hijo de Dios.

Fuimos y somos parte de esa misma alianza, tenemos la posibilidad de  recuperar nuestra memoria interna y cósmica, si asumimos el gran desafío, despertar para vivir el Re-encuentro de AMOR Y HERMANDAD.

Aún hoy, lamentablemente,  la humanidad no comprende, no despierta a los sonidos eternos, simplemente corre tratando de resguardar lo que considera propio, no recuerda que está de paso, que ésta no es su verdadera naturaleza, que debe regresar.

Está dormido, bajo los efectos de una materia inconsciente apegada a los sentidos del cuerpo, bloqueada por los conceptos y forma pensamientos tergiversados a través de los ciclos. Reacio a lo nuevo, a lo desconocido, a lo que aporta lo ilimitado.
Si bien, HOY todo habla de cambio, transición y trascendencia, no hay consciencia del profundo proceso que se ha de vivir; se observan muchas veces atónitos los hechos que acontecen en el mundo interno,”movimientos del eje terrestre, tsunamis, activación de volcanes provocando nubes de ceniza en  la superficie, calentamiento global, inundaciones, vientos superior a 280 km. hora,  violencia social, quiebre económico, político y religioso,  y en el orden  planetario: comprobación de las notas emitidas por el sol acorde a nuestro pentagrama, alineamientos planetarios de mayor visualización, marcando  la línea ascendente del orden superior, cuerpos celeste no descubiertos hasta ahora, siendo esto aún incomprensible para el científico que no logra saber que es.

De esta manera podemos  comprobar  el efecto que genera la  redención, la  misma vincula tres procesos de intensa magnitud: purificación, transformación y transfiguración,  que vive cada reino de nuestro habitad. Todo ello  está regido por el tiempo micro y macro cósmico interconectado por la ley de retorno.

La obra de Dios y el ciclo de evolución cerrarán la espiral para vivenciar el salto dimensional. Será la transición; el fin de un nivel dimensional y el portal de una realidad macro-cósmica que inicia el re-nacimiento de una humanidad coronada por su divinidad.

Quizás lo consideren vosotros a esto un gran caos, una total oscuridad cerniéndose sobre nuestro mundo, es posible, si lo vemos desde el proceso que genera la resistencia, pero si ascendemos hacia el propósito y el verdadero objetivo implícito en él, comprenderán la magna tarea que ha de conducir a una humanidad desde el origen hacia el fin, siendo luz, amor y verdad. Dentro de un mundo que ha de volver a respirar PAZ Y BIEN.

Este proceso no es un castigo de Dios, es simplemente la LEY Mayor, cumpliendo inexorablemente su tiempo. El hombre ha destruido constantemente su mundo, lo ha contaminado desde sus corrientes internas, externa y por aire.

Ha olvidado lo que significa HERMANDAD, especie humana, compartiendo la evolución, su poder y manipulación lo han conducido a esta terrible condición, desde lo tridimensional.

Pero para aquellos seres que sienten, que buscan, que CREEN por sobre todo en DIOS, con profundo amor y Gratitud, a llegado el momento de Re-nacer.
Este es un tiempo maravilloso, de participación y comprobación. No estamos fuera, estamos dentro del mismo nivel que rige el movimiento de ascensión.

Y ser conscientes es estar comprometidos, no solo desde la palabra sino desde la energía que irá decodificando el nuevo lenguaje de luz.

Permítanme llevarlos hacia esa morada de luz inconmensurable, fuente  inagotable que vierte a través del tiempo y el espacio, el néctar sagrado del origen.
Desde el plano de Dios la energía desciende en pequeñas partículas de luz; el color que poseen las mismas coinciden con los tres grupos álmicos de retorno.
Son éstas hoy las denominadas aguas de Acuario, aguas de redención y de vida, aguas de luz…

Deseo  nuevamente ampliar el concepto sobre este elemento esencial que ha de generar el mayor proceso de redención.

El universo de DIOS contiene referencias análogas dentro de esquemas creados para ser desarrollados. El aspecto vivencial que genera esta dimensión y los ciclos que desenvolvieron el curso de la evolución hasta este nivel de transición, otorgaron la posibilidad de comprobar lo siguiente:

Hemos sido creados en un mundo que contiene un setenta por ciento de agua, hemos desarrollado nuestra materia dentro del útero de la madre contenedor del líquido amniótico, o sea, nos hemos desarrollado permanentemente dentro de niveles contenidos por líquido. Las aguas aportan nutrientes, oxígeno, luz, corrientes que gradualmente conforman la sustancia de vida humana, planetaria y hoy divina.

Al Cristo, en su etapa histórica también se lo conoció con el nombre de Acuario, debido a la integración que generaba desde lo humano a lo divino interconectando materia y esencia creada.

El representa el gran aguador, el que verdaderamente otorgará al hombre el “agua de vida eterna”, y no podemos dejar de mencionar en la muerte del Cristo cuando es atravesado su costado derecho por la lanza, desde allí brota agua y sangre, simbólicamente está representando la vida y la purificación que otorga el renacimiento del hombre consciente del camino de integración y comunión.

Las aguas como elemento son indispensables para la vida de cada especie que comparte la evolución de nuestro mundo material. Así como hemos relacionado el aire, el viento con el soplo de vida, aliento de Dios que otorga la posibilidad de vivir a través de la función imperceptible muchas veces, del respirar.

Las aguas está compuesta por partículas inteligentes, poseedoras de luz, conductoras de energía capaces de generar la composición acorde al nivel vibracional que desarrolla el hombre o la humanidad.
Esto hace referencia al grado de percepción y sintonía que desenvuelve cada ser a nivel consciente o inconsciente, ya se ha confirmado que existen moléculas con diversos diseños que aportan grados armónicos o desarmónicos en la estructura interna humana y planetaria. Estos caudales o masas conforman una estructura molecular unificada al plano de vida evolutiva, tienen memoria, contienen registros de información para la trascendencia y la integración.

Por ello quizás recuerden que muchas veces aconteció, que al cambiar el curso de un río, sus aguas en un determinado momento volvían a pasar por donde era su origen inicial.
Otra referencia es la de los glaciares, ellos sirven como antena receptora de los nuevos impulsos electro-magnéticos que conformarán la nueva Tierra.

Hace poco tiempo se hizo mención del retroceso que se produjo en áreas de Glaciares del Sur Argentino cuando a éstos se los ha querido explotar…por los recursos naturales y minerales existentes dentro de su masa de agua.

De más esta decir que el agua como elemento ha de faltar por la inconsciencia generada por el hombre, por la contaminación provocada y por el mal uso de la misma.

Si bien sabemos que en esta oportunidad el elemento mayor de combustión será el viento, las aguas fueron en la raza Atlante, ellas hoy tienen un proceso inicial que irán provocando el nivel de redención.  A través de la purificación, ella limpiará no solo el cuerpo material humano, sino también el cuerpo material planetario.

En la fase posterior, aumentará el campo de receptividad, incrementando la luz, permitiendo el fluir de las corrientes que necesariamente son acordes al registro de un nuevo diapasón cósmico.
Recuerden estamos conformados por notas y las mismas contienen niveles de resonancia acordes al plano de evolución.

El último paso del agua traerá los nutrientes necesarios para el nuevo cuerpo de luz, volvemos a gestarnos y nuestras aguas purificadas y electrificadas aportarán la nueva envoltura áurica necesaria para el cuerpo de luz o mercaba sagrado.

Como he mencionado ambos elementos agua/sangre, otorgarán la conformación de un nuevo ser humano/divino. Ahora  pretendo  desarrollar lo que corresponde al nivel sanguíneo. Al igual que el agua la sangre contiene nutrientes y por sobre todo estímulo, impulso de vida y distribución energética. Esta sirve para mantener ambos cuerpos interconectados, necesarios para vivenciar la experiencia de transición, en forma consciente  compartiendo los niveles de integración.

El prisma eterno refleja el contenido bajo el código de la integración y la transición. La luz, se expande en cada plano, en cada nivel creado por el Creador. El sol interno, el sol de intermediación y el sol mayor así entretejen los hilos dorados de la manifestación.

Todo es ritmo, frecuencia y resonancia. Todo lo afín será acoplado a su correspondiente unidad de retorno. El ser humano debe confiar en el poder de Dios, debe aprender a reconocer y reverenciar su hogar terrestre, morada de pasaje humano y así transitar el puente de ascensión.

La luz desciende y el ser humano asciende, atraído por la luz mayor.

Cuando hablamos de luz trina, nos referimos a la fusión que se realiza entre la luz de la mente, la luz del corazón y la luz del alma.

Cada una de estas luces, aportan al ser un estado de gracia y gratitud inconmensurable, la luz de la mente otorga la iluminación, expandiéndose la misma crea la síntesis entre el conocimiento humano y divino. Permitiéndole al hombre comprender el designio de Dios.

La luz del corazón otorga la irradiación, esto se logra cuando el hombre desciende la luz de la mente a su sentir interior y al fusionar mente y corazón irradia la luz de su amor. Acrecentando de esta manera el poder de atracción. A su vez al producirse esta fusión se acrecienta la voluntad y el poder del hombre con DIOS.

La luz del alma se integra al despertar, creando consciencia y visión de un camino mayor. Esta luz, se activa en el contacto que se realiza dentro de áreas  sagradas  creadas por la Hermandad Extra-terrestre.

El contacto visual con las naves, entre los cerros junto a los valles  provocan el impacto entre la chispa interior y la luz de manifestación. Incrementando de esta manera el nivel de frecuencia de nota y luz interna, desarrollando la capacidad receptiva para aflorar la esencia adormecida; rasga el velo mostrando  un nuevo destino.

Queridos lectores, la semana que viene continuaré ampliando esta entrada.

Con Amor.

Betty

6 comentarios en “ABRIENDO LAS PUERTAS DESDE EL ALFA AL OMEGA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s