Ser Instrumento

Queridos hermanos lectores:

Antes de continuar nuestro camino hacia lo trascendente quiero contarles como es mi camino entre el cielo y la tierra. Como he ido o han ido tejiendo mis hermanos mayores esta red de luz interna y cósmica, permitiendo que mi naturaleza pudiera encontrar el  equilibrio  y la adaptabilidad entre lo humano cotidiano y lo cósmico de un  llamado a ser Instrumento.

Muchos me conocen  porque recorrimos juntos gran parte del camino, otros lo siguen haciendo y,  otros llegarán cuando deban de llegar.

Quizás sorprenda esta decisión de contarles mi experiencia, mis hermanos de la tierra y mis hijos,  siempre han aguardado este relato, ya que engloba una vida vivida entre los quehaceres mundanos y las revelaciones de orden divino.

Quiero  unir el sentir y el hacer, el compromiso de SER UNO MISMO y así  ir contándoles cómo se siente asumir el Despertar.

El inicio  (1983- 1989 primera parte).

Todo comienzo tiene un principio y el mío lo iré descubriendo junto a Ángel Cristos Acoglanis. Tenía yo 19 años cuando comencé mi relación con Ángel, el era 30 años mayor, un ser con inmenso carisma, poder y enorme conocimiento.  Su vida estaba ordenada y la mía recién comenzaba.

Fue  atracción, amor, admiración de todo un poco, quizás la magia del encuentro y del camino que nos fue llevando hacia un destino. Mucho tiempo después de su muerte pude saber que nuestra relación ya estaba predeterminada desde otra existencia. Llamemos destino o reencuentro. Lo cierto es que el tiempo y el espacio conspiran para hacer realidad lo que ya marcado está.

Ángel me enseñó a transitar el mundo que él vivía, lo acompañaba siempre, viajábamos a cada lugar donde él atendía, Buenos Aires, Córdoba, San Francisco, Rio Gallegos y Rio Tercero. No teníamos un lugar establecido, vivíamos en hoteles, un  ir y venir hasta que decidimos conformar la familia.

Su profesión era osteópata, sus manos eran increíbles, el conocimiento no era solo humano; tenía una enseñanza fuera de esta realidad, yo conocía de esto… sus maestros y guías, fueron Tobruk y Rajma, dos hermanos  mayores.   Sabia de su inquietud, de su búsqueda, el siempre meditaba, no consumía carnes rojas, ni pollo solo en algunas ocasiones pescado.

Le gustaba el campo, hacer largas caminatas, contemplar la naturaleza y tener tiempo para recorrer lugares  inhóspitos quizás para algunos, pero inmensamente bellos con una  naturaleza enmarcada entre lo agreste y lo fascinante.  Le gustaba el olor a zorrino, cuento este detalle porque es importante en la continuidad de la historia.

Lo acompañé en todo momento, hasta que llegaron los hijos, Ifigenia fue la primera y luego llegó Demóstenes, a los 26 años estaba aguardando mi tercer hijo, eran las primeras semanas de mi embarazo, cuando aconteció el llamado, se imaginan si bien Ángel tenía conocimiento de lo que significaba, yo NO. Vivíamos en Villa Allende. Prov. de Córdoba.

No podía imaginar ni suponer, lo tomé literalmente, cuando me dijo,” los hermanos del espacio necesitan de un ser que seda sus brazos”.  Así fue  el mensaje que transmitió Ángel María Tonna a  María Isabel, cuando viajó ella hasta Aurora, Salto, Uruguay. María Isabel,  era parte del equipo médico que formaba  Ángel en Buenos Aires. Tenía glaucoma, alguien le había comentado que allí en Aurora había médicos del Espacio.

En ese momento, me asusté, lloré, le supliqué que no fuera, pero Ángel  ya había decidido  ir. Cuando regresó, trajo con él una  fotografía fotocopiada del Hermano Nicolás.  La misma había sido  tomada por Ángel Tonna.  Ese fin de semana, cuando volvíamos del campo,  Ángel decide comenzar a conectarnos con los hermanos de Aurora.

El era un excelente canalizador, un instrumento útil a la necesidad del momento,  no era médium, tenía una  enorme capacidad para transmitir a través de su naturaleza los diversos mensajes que fueron revelando nuestros hermanos mayores.

Esa noche yo tenía mucho miedo, no conocía bien  lo que era meditar, entrar en contacto y más con EXTRATERRESTRES. Pero ahí estaba, siguiendo las instrucciones que ellos marcaron. El silencio, la quietud y luego la comunicación, para mi sorpresa no podía dejar de sentir y pensar “SON MIS HERMANOS”, cuando Ángel transmitió exactamente “somos vuestros hermanos” yo no tenía dudas, quedé sumamente sorprendida, me fui acostar sin pensar demasiado, estaba segura de lo que había sentido.

Así durante todo ese mes nos fuimos conectando con los hermanos de  Aurora,  aguardábamos con alegría los encuentros y sus  enseñanzas. Las mismas siempre se grababan para poder volver a escucharlas.

Al mes más o menos, se produce la transmigración,  yo no estaba presente cuando esto acontece, tuve que dejar el recinto ya que uno de mis hijos se había despertado; cuando regresé a la sala, ya había concluido el contacto.

Ahí me dice  María Isabel que debía escuchar el mensaje, el mismo hacía referencia a la transmigración de Ángel, simplemente no solo entrego sus brazos sino también cedió su naturaleza para que un ser procedente de las Pléyades  pueda cumplir con el designio divino.

Su nombre SARUMA. Un ser que asumió karma, familia, trabajo, todo lo que involucra a una familia y a una realidad dentro de la evolución de tercera dimensión.

En ese tiempo no entendía demasiado, me limitaba a escuchar, aprender, estar.  No hubieron cambios físicos, seguía siendo desde el cuerpo Ángel, pero la esencia, lo interno era lo que revelaba el propósito determinado  dentro del camino que nos habría de conducir al DESPERTAR.

Así comienza el CAMINO DE RETORNO, un camino hacia  dentro de uno y hacia un lugar enclavado entre montañas, debíamos crear ese camino, vivirlo.

Por indicación de Saruma nos trasladamos a “LOS TERRONES” (Capilla del Monte, Córdoba),  era el lugar designado para vivir lo nuevo, lo que determinaba el contacto.

Así tres personas, Ángel, Marisa (le llamaban de esta manera a María Isabel) y yo Betty emprendimos el camino, solo que una tenía glaucoma y la otra estaba embarazada. Pero ni eso nos detuvo, la experiencia de cada viaje, de cada travesía era increíble, sorprendente, maravillosa. El camino se fue abriendo a machete, hasta llegar a los lugares indicados por la hermandad intra -terrena, los guardianes de la CIUDAD DORADA. El rey Kalkantin era nuestro guía, entre cerros, balcones y ríos.  Son ellos los comechingones  que se inmolaron en la zona de Ongamira.

Fueron meses de entregas, desafíos e  innumerables pruebas de fe, confianza y credibilidad. En ningún momento se nos obligó, siempre se sugirió, demás está decir que la aceptación del camino era parte de nuestra determinación y afirmación. Seguíamos  las enseñanzas que marcaron profundamente nuestra continuidad.

Antes de continuar el relato, dentro del camino que desenvuelve los encuentros,  quiero contarles una experiencia simple pero precisa; al  mes de la transmigración de Saruma, decidimos viajar a Aurora, iba a ser mi primer viaje a este centro intra-terreno. Tenía muchas expectativas y deseos, no revelados  a Angel, ni a Marisa. Había decidido ver a Nicolás, ya que él por las noches venía a encontrarse con Ángel Tonna. Era mi secreto, y también mi primer contacto.

Llegamos a Aurora, conocí a la familia y compartí  junto a Tonna y sus hijos charlas del campo…nos habían preparado un cuarto en la casa, a la noche a una determinada hora se apaga la luz, ya que en ese tiempo no había tendido eléctrico sino generadores.

Nos fuimos a dormir,  todo estaba en silencio, yo aguardaba un pequeño sonido para así levantarme y poder ver a NICOLAS, no tengo idea cuanto pasó pero en un momento escucho unos golpecitos en la puerta y me digo, “llegó” lo terrible es que me duermo apenas esto sucede  y tengo un sueño muy real, tan real que siento, pienso y observo como si estuviera despierta.

Estaba delante de una hermosa mujer,  ella estaba mirándome sonriente, yo no podía dejar de verla, no había visto una mujer tan bella. Ella se limitó a decirme  “SOY LA COMANDANTE DE LA NAVE”.

Este fue mi primer encuentro…al despertar por la mañana Ángel me cuenta que no pudieron despertarme, ellos habían visto descender la nave y a pesar de los ruidos y ladridos de los perros yo dormía profundamente, solo que en realidad mi alma se había trasladado hacia el interior de la nave.

A Tonna le informan que alguien más había entrado con él, cuando bajé a desayunar ya Ángel mi esposo le había contado mi sueño, apenas ingreso me dijo ¡fuiste vos la que entró!…por supuesto lo que primero quería saber era quien era esa hermosa mujer…solo respondió “no puedo decirte quien es; un día tú lo sabrás”.  Hoy después de tantos años se quien es ella,  su nombre es GUATUMA, ella es  quien comparte mi ciclo de vida,  enseñanza y quien acompaña mi camino de retorno.

Al regreso ya próximos a Córdoba, se siente un fuerte olor a zorrino, miro a Ángel  y le digo  “ahí está tu aroma favorito”, y para mi sorpresa  me dice, “como puede gustarme eso si es espantoso”, se imaginan la respuesta cayó como un balde de agua helada sobre mí. No era Ángel sino Saruma.

Queridos hermanos es simplemente una pequeña parte de esta historia de vida y entrega.

Con amor y gratitud

Betty

Erks “Camino de Retorno”

Al avanzar incansablemente por el Camino de Retorno, “camino de auto-conocimiento” hemos ido aprendiendo a reconocer cada una de las señales que marcaron desde el origen el proceso de ascensión.

Hoy poseemos las referencias y tenemos certeza de lo que significa haber asumido el gran desafío. DESPERTAR.

Si observamos  el año 1983  apertura del portal que conduce a la ciudad dorada de Erks  nos da como referencia el número 21 y si lo llevamos a un solo dígito será 3.

Quiero conducirlos desde aquí ya  que existen innumerables relaciones.

Nuestro mundo está ubicado en una 3era dimensión, la misma significa: ancho –largo y espesor, (materia). Posee tres niveles: interno, superficie y planetario.

Este mundo está representado por la Tríada Espiritual, Padre-Hijo-Espíritu Santo. Son tres los grupos álmicos de retorno, voluntad-poder, amor-sabiduría, inteligencia activa-adaptabilidad. La referencia material humana está constituida por materia-alma-mónada.

El pedido del Cristo histórico fue: reconocer lo histórico, revelar lo interno y manifestar lo cósmico.

El programa del comando Asthar: evacuación, rescate y despertar.

Los tres aspectos manifestados por la madre dentro del ciclo de oportunidad son: valor, verdad y voluntad.   Conjuntamente para confirmar  ser, sentir y servir.

Existieron 3 llamados dentro del ciclo micro-cósmico: inaudible (8-8-88) el llamado del Padre al alma.   Audible (8-8-2008) el llamado de la Madre, que simbolizó la aceptación del designio divino.

Y el llamado del  Cristo histórico (8-8-2009) realizado en la zona de Ibera Laguna y consistió en la reafirmación de los votos internos, continuidad del camino del encuentro. El año 2009 crea consciencia del portal y a partir de allí se comienza el ciclo de transformación dentro del sistema planetario. 2010 (3) actúa sobre el nivel de tercera dimensión,  2011(4) incide  sobre el  “tiempo solar”, 2012 (5) crea consciencia de un “nuevo espacio”.

Son 3 los problemas de la humanidad:” apariencia” relacionada con la mente,” poder” relacionado con el corazón y  los “vínculos” relacionados con el alma.

Se activaron 9 centros intra-terrenos, los mismos contienen y otorgan procesos individuales,  en forma conjunta  y en triangulaciones.

El número 21 múltiplo de 3, nos otorga además  el número 7 considerado el mismo como la puerta abierta, se lo vincula con los siete planos, los 7 rayos, las 7 envolturas físicas (físico, emocional, mental, espiritual, búdico, atmico y monádico).

Las 7 notas, los siete días de la semana, los siete sentidos, (cinco del cuerpo y dos del alma).

Como pueden observar, la matemática, la geometría y cada ciencia creada dan vida al conocimiento que otorga  la expansión de consciencia.

Al abrirse el portal hacia el mundo interno se  nos condujo al conocimiento de nuestra alianza eterna. Somos  auto-convocados. Peregrinos del largo camino de regreso.

Materia y esencia, acción y reacción,  tensión y resistencia para lograr el movimiento que inexorablemente nos habría de conducir hacia abajo y hacia arriba.

Nada es  casual, todo tiempo y toda vivencia  es causal dentro y fuera, permitiendo  el movimiento de integración y comunión mayor. Tornándonos presentes, adaptados al espacio sideral, al impulso de atracción y al estímulo de fusión.

Debíamos  reconocer nuestra  materia,  nuestras reacciones, nuestro sentir, para llegar a transformarnos en seres capaces de crear y de servir. Descubrimos los opuestos y también el camino del medio.  El verdadero desafío es SER UNO MISMO, implica ante todo compromiso y responsabilidad.

El camino era hacia dentro de nosotros mismos, activar  el hemisferio derecho era la consigna, allí está alojada la memoria divina, este recinto a nivel cerebral contiene la decodificación celular necesaria para impulsar la corriente electro-magnética dispuesta para vivir el proceso de unicidad que requiere materia/esencia en dicho despertar.

Podría decir, el cerebro actúa como antena receptora de los estímulos electro-magnéticos de orden cósmico e interno y, acompañan el desenvolvimiento de cada ciclo en la unidad que genera mente-corazón-alma.

Si observan el 3er rayo es inteligencia activa o adaptabilidad, es la capacidad que posee el hombre para desarrollar su propia comunión entre lo interno y lo divino. El hombre posee una mente capaz de conectar desde lo humano  la trayectoria de vida, y tiene la oportunidad de unir lo sagrado que lo ha de conducir al despertar.

Debe por ello el ser humano  conectarse con su mundo interno, debe discernir, elegir, decidir, asumir, el debe saber que depende de su elección el camino de evolución. La energía sigue al pensamiento.

Aprender a reconocer la multiplicidad de voces a nivel material, lo ayudará a escuchar la voz del alma, la misma forma parte de su propia identidad. En el silencio, en la contemplación se encuentra la conexión.

Todo proceso que desenvuelve Erks está ligado al desarrollo de lo interno,  así mismo al conocimiento de los sistemas que conforman la materia sea esta humana o planetaria. Siempre  el mundo interno  acompañará al hombre a recorrer el camino que lo ha de conducir a la integración y por ende a la trascendencia superior.

Durante los años 1983- 2005 Erks reveló y activó  cada centro intra –terreno, para así dar vida a lo que se denomina el renacer de la nueva tierra.

Estos centros energéticos otorgan  constantemente a cada peregrino el conocimiento que necesita  para su verdadera transformación.  A través de los años, se nos fueron entregando  llaves y herramientas necesarias para avanzar por el camino de la tierra y despertar el camino del cielo.

Estos centros o esferas de luz, llamadas también islas de salvación, generan estímulos electro-magnéticos necesarios para la restructuración e integración humana/divina.

Son estos:

Aurora (sanación, reconciliación, regeneración a nivel celular) está ubicada en Salto, Uruguay. El proceso que se desarrolla es totalmente Mariano; la Madre, es quien otorga la GRACIA, el hombre debe tener el tiempo (4ta dimensión)  y crear el espacio (5ta dimensión)  interno para  anidar la semilla divina.

Aurora a su vez  permite   generar  la transformación material dentro de los niveles físicos humanos y planetarios.

“Cuando hablamos de Salto cuántico, de 3era a 5ta dimensión, hago referencia del tiempo/espacio” todo está dentro de uno y también fuera de uno.

Existe un tiempo humano y un espacio interno; un tiempo cósmico y un espacio cósmico de trascendencia.

Erks (revelación, despertar, integración) está ubicado en Córdoba- Argentina, en la zona de las sierras chicas, constituida dentro de un área de más de 100 km, conforma así un círculo entre valle, montañas y ríos.

El ámbito que enmarca el portal y templo mayor está conformado por la triangulación de  montañas. El cerro Uritorco, también llamado cerro “Macho”, ubicado en Capilla del Monte sobre la zona sur.  Comparte hacia el oeste con Viaraba y Charaba  éstos  dos  cerros son los  más antiguos de la zona,  en su unión  forman  el símbolo que representa lo “Femenino” y sobre la zona este, donde se generó la apertura del portal (1983)” los terrones” representa “el hombre mirando al cosmos”.

Como podrán observar tres aspectos, masculino- femenino y el hombre como unidad.

Mirna Jad (experiencia grupal, conocimiento, transformación) está ubicada en Minas Gerais Brasil. En su aspecto externo se complementa con  la Comunidad de  Figueiras.

Ibera océano (alquimia emocional) ubicada en el Sur de Argentina, sobre el océano atlántico, entre la zona de Pedro Luro y Bahia Blanca.

Ibera Laguna (alquimia mental) está ubicada en los Esteros del Ibera, fue activada dentro del espejo de agua que representa la laguna La Luna.

Estos dos centros está interconectados ya que ambos generan el proceso de transmutación y trasformación  generado por la purificación de las aguas, permitiendo el aumento de sensibilidad dentro de un mayor nivel de percepción vibratoria, debido al estímulo creado por el 70% de las aguas, incrementando el poder de la luz a nivel de corriente interna humana y planetaria.

Cima Azul (construcción del templo interior, consagración del instrumento consciente) está ubicada en la Cordillera de los Andes en Chile, este centro conforma de esta manera el despertar del hombre como instrumento divino.

Lis Fátima  (revelación del templo mayor- consagración grupal/hermandad) está ubicado en Portugal, y representa el compromiso asumido por cada ser humano consciente que avanza hacia el camino del re-encuentro, conformado y consagrado ya como HERMANDAD.

Son  estos  los 7 centros  que representan el aspecto micro-cósmico. Y los dos que representan el aspecto  macro-cósmico son:

Anu tea (revelación macro-cósmica nivel SOLAR) está ubicado en Bolivia- dentro del área del Lago Titicaca.  Posee el mismo la nomenclatura electro- magnética del origen y revela dentro de estos ciclos, denominado Tiempo Solex,  dentro del calendario Solar de Mayhuma los nuevos registros de complementación entre el Sol interno, el Sol de superficie y el corazón del Sol central.

Miz tli tlan (renacimiento- ascensión). Este centro está ubicado en Perú- Machu Pichu.

El mismo genera los cambios conjuntamente con Anu Tea para vivir el Salto cuántico. Todo proceso que hoy observamos está comprometido desde este ámbito solar y cósmico.

A su vez, si estos centros actúan de manera conjunta observamos:

Aurora – Mirna jad.  Sanación y reconciliación a nivel personal y grupal.

Ibera océano y laguna alquimia emocional y mental.

Erks – Cima Azul  camino del despertar y construcción del templo interior.

Lis Fátima –  Anu Tea y Miz Tli Tlan estarían conectando aspectos de sistemas ascensionales.

Si lo observamos en forma de tríada, vemos lo siguiente

Aurora- Mirna Jad – Lis Fátima.  Representan el valle, el camino en donde el hombre descubre su naturaleza y vive la experiencia que determina su elección. Sana su cuerpo, reconstruye su propia relación y comparte con los demás  el camino de su transformación, para  así consagrarse y conformarse en hermandad.

Ibera océano- Ibera Laguna- Anu Tea. Representan las aguas, son éstas quienes generan el proceso de redención, purifican, transmutan y transfiguran la naturaleza en luz. Revelando el conocimiento supremo al despertar del alma en conexión con el corazón y la mente superior.

Erks-Cima Azul-Miz Tli Tlan . Representan la montaña, es la ascensión, el compromiso la búsqueda constante del conocimiento y el poder de la unión entre la naturaleza y la esencia. El momento de la transición.

Hoy ya se han cumplido 32 años de este eterno compromiso de servir, de sentir, de compartir entre la tierra y el cielo el encuentro divino.

Queridos hermanos en la próxima entrada iré revelando lo que contiene este nuevo ciclo. Seguimos transitando juntos este camino de luz y amor para servir con alegría y verdadera hermandad.

Con amor Betty

Queridos  hermanos lectores:

Al asumir este compromiso con todos vosotros fui creando no solo el espacio semanal, sino también interno para reencontrarnos.

Hoy quiero contarles sobre el 8-8-2015.  Todos vosotros ya conocen lo que significa EL LLAMADO y la oportunidad que genera la expansión de consciencia y conexión.

En mi último mensaje, los invitaba a compartir el llamado del Cristo Cósmico.

Como han apreciado no hablaba de lo que ocurriría, ya que siempre aguardo  lo que depara la ley de manifestación.

Esa madrugada tuve un sueño, es una forma más de mis contactos con la HERMANDAD.  A lo largo de todos estos años, tuve muchos de ellos…y siempre han revelado mensajes de gran enseñanza.

Yo me veía contemplando el cielo, el mismo estaba claro, sin nubes, celeste,  en ese cielo, se había creado la hoja de un gran libro, estaba la misma, formada por un grupo de nubes sutiles blancas,  todas ellas idénticas.

La hoja era una sola, pero a su vez estaba dividida en forma horizontal y vertical, en pequeños cuadros similares.  Contenía tres hacia la derecha y cuatro hacia abajo. En cada uno de estos pequeños cuadros conformados por nubes blancas, había una escritura en letras plateadas, solo podía ver que era el lenguaje de cada país del mundo, en la parte superior se notaba perfectamente las escrituras, tibetanas, árabes, chinas.

Entre el segundo espacio y tercero estaba dibujado el número 8 en dorado.

Yo no podía entender lo que decía. Cuando vi todo el conjunto, se levantó un viento leve de izquierda hacia la derecha,  el mismo fue desdibujando y llevando todo lo escrito, solo quedaba marcado el número 8.

Lo que interpreto del mensaje es lo siguiente.

El llamado lo realizó la HUMANIDAD,  todos juntos elevamos un pedido de LUZ, DE AMOR, DE VIDA, DE CORRECTA RELACIÓN HUMANA,  DE BIENAVENTURANZA EN ESTO TIEMPOS DE TANTO DOLOR.

Este ha sido  un pedido al Creador, al CRISTO, a la MADRE, para que la H-UMA-NIDAD. PUEDA RECONCILIAR Y RECONECTAR EL ORIGEN Y EL FIN DE UN PROCESO QUE LO CONDUCE A LA VERDAD,  AL CONOCIMIENTO Y  LA LIBERTAD.

Simplemente conecten su corazón, su alma y su sentir interior, llenen de luz su cuerpo y dentro de él encuentre el recinto en  donde se crea la unidad de vida humana/divina, permitiendo transfigurar toda naturaleza dentro de una nueva octava, frecuencia constituida por la luz y el poder divino de DIOS.

Esta corriente que hoy impulsa el nuevo nivel de contacto irá ascendiendo hacia el plano más elevado que determina el ser humano consciente de esta nueva realidad.

Adjunto un Mantra al final de la entrada, para que todo aquel que quiera mientras lo este escuchando, eleve una plegaria hacia el Cristo para que su energía descienda y la humanidad sea iluminada.

Con Amor y Gratitud.

Betty

Camino de Transición e Integración

Es esta una espiral ascendente que crea el infinito, permitiéndonos vivir el retorno consciente.
Somos y nos sentimos parte y partícipes de una conexión creada entre planos y reinos compartiendo experiencias entre una dimensión terrestre y una dimensión extra-terrestre.

Si bien desconocemos como y de qué manera será el proceso final que experimentará el ser humano y los distintos reinos en esta transición planetaria, ya que  es inédito su fin. Recuerden  la tierra ha de renacer, la vida a de continuar, dentro de otra escala mayor, de otro nivel dimensional.

Todo este movimiento generado por la transición planetaria, está relacionado con la octava iniciación. Período determinado por la ley de evolución en donde se reestructura la naturaleza material y esencial acorde a un mayor nivel de desarrollo y evolución.

Podemos  decir, que esta es una gran oportunidad, única para la especie y los reinos que comparten la vivencia creada. Este salto cuántico en primer lugar ha de  crear el vacío y así ha de renacer  el hombre con un mayor nivel de consciencia y conocimiento, provocado éste por la expansión de consciencia y la luz que brilló desde su interior.

Reencontrándose con su verdadera identidad, con el profundo sentido de unidad generado por el amor, el respeto y la gratitud en su eterna búsqueda de paz y bien, semillas alojadas en su interior y hoy, regadas por las aguas de Acuario.

Al fin el hombre transitará un nuevo camino, sin experiencias dolorosas, sin culpas, sin miedos, simplemente con la alegría de ser consciente al haber reflejado e integrado su yo real.

Esto es posible gracias aquellos seres que hoy se han tornado conscientes y asumieron vivir el proceso de auto-realización dentro de sí. Son aquellos hermanos auto-convocados que  por alianza eterna hoy perciben el llamado y crean dentro de sí el recinto sagrado del re-encuentro.

Estos seres son parte de la humanidad, conviven y comparten el camino de cada día, no esperan reconocimiento, sirven a un propósito determinado dentro de los ciclos de transición. Es este su momento, es este su tiempo de ascensión y lo viven acorde a su sentir interior.

Han derrumbado sus propias barreras, han trascendido sus propios límites para auto-conocerse, han buscado dentro de sí mismos, la verdad, se han revelado por amor y en entrega a Dios.

Viven lo cotidiano, comparten el destino que marca el camino de la transformación, están sujetos a la misma ley kármica. Simplemente creen, esperan y colaboran para que el propósito de Dios se cumpla en la tierra.
Cada uno es único y todos juntos conforman la hermandad de luz de la Tierra. No es un grupo, es una hermandad, cada uno posee su propia identidad, su propia responsabilidad  y compromiso, no están sujetos a la orden de nadie, siguen su propia voz interior, perciben el corazón. Y se entregan al designio de DIOS.

No se consideran elegidos, simplemente son hermanos/as que fueron despertando, reconociendo y recordando la alianza eterna. Juntos a la hermandad intra-terrena, planetaria, solar y cósmica colaboran para crear la malla etérica Crística, envoltura de luz que ha de enmarcar la presencia del Cristo Cósmico en el gran re-encuentro con la humanidad.

Ellos saben que han de cumplir el ciclo acorde al tiempo determinado por su alma, no están rescatando su propia materia, están transformando su frecuencia, elevándola en luz para crear su propio mercaba de transición.

La recuperación de su memoria permite ampliar su consciencia, acrecentando su conocimiento, reconociendo lo histórico, revelando lo propio y manifestando lo asimilado.

Si bien conocen el programa del comando Asthar, denominado evacuación, rescate y despertar. Comprenden que cada uno de los procesos es diferente y, el lenguaje de conexión difiere debido al grado de desenvolvimiento y compromiso asumido por la naturaleza y la esencia.
Estos seres están comprometidos desde el tiempo histórico de Jesucristo, cada uno comenzó su camino de acuerdo al paso determinado por su alma en el tiempo acorde al llamado y sujeto al tiempo/espacio programado.

Reconocen el arduo y constante trabajo interno que deben desarrollar, conocen la ley de retorno, y cooperan para ser conscientes de la unidad a alcanzar, sea esta, dentro del marco normal tridimensional, muerte/resurrección o dentro del ciclo de transfiguración.

Saben que lo más importante es estar alineado entre el Cielo y la Tierra para catalizar en sí mismos las corrientes afines al nuevo nivel de transición a desarrollar.

A pesar de las circunstancias que viven y observan en la cotidianidad, han logrado establecer el punto de equilibrio entre lo interno y lo externo, siguiendo los pasos que establece la confianza en Dios.

De esta manera defino aquellos hermanos/as, que sienten dentro de sí el llamado, que buscan incansablemente su destino, acrecentando su fe, transitando su camino con entrega, con amor y por sobre todo con paz interior.

Este camino lo transitamos todos, lo descubrimos juntos en cada recodo que se presenta y en cada ciclo que nos revela el destino Sagrado.

Simplemente aquellos  hermanos peregrinos que comparten el llamado, han asumido la  creación de  la esfera que interconecta  una nueva realidad humana/divina.

La consciencia luz genera una expansión mayor, crea síntesis dentro del nivel actual y desenvuelve con mayor claridad  la percepción e integración a realizar.

Deseo también aclarar lo siguiente; los seres auto-convocados tienen en sus memorias internas este compromiso con el Cristo histórico, no son elegidos, simplemente son seres que buscan la verdad, y que dentro de ellos mismos existe un impulso de ansiedad por alcanzar un objetivo que no posee identificación en la tierra pero que sirve a la misma para reencontrar la armonía y la paz.

Todos los seres humanos estamos sujetos a la ley Karmica, y por ello asumir un compromiso desde el nivel álmico implica un desafío y una verdadera tensión entre el conocimiento que vierten los  mundos concretos y los planos de DIOS.

No es fácil recorrer el camino de la auto-transformación, porque siempre estará siendo visible el choque entre el sentir y el hacer, que determinará el saber hacia dónde se va.

Existe en su debido momento una expansión de consciencia que le otorga certeza, confianza y credibilidad, por esta razón el sigue avanzando entre la luz y las sombras que muchas veces pretenden detener su marcha.

Todo dentro de la realidad que vivimos es un aprendizaje y aún más cuando hablamos de mundo interconectados. No somos seres distintos, simplemente buscamos un sentir que una la vida humana con la divina.

El poder concretar este tan anhelado  compromiso, tiene que ver con aportar un mayor sentido de comunión con la ley de DIOS.

Existe conocimiento es lo que está implícito en el designio divino, simplemente es ser conscientes de una realidad material que debe vibrar dentro de escalas en acordes o registros de mayor frecuencias, es solo ser auténtico, transparente, sincero, con uno mismo para así reflejarlo a nuestro entorno.

Es cierto es el mayor desafío, pero existe un compromiso con la VERDAD, con el CRISTO, con la creación, y nosotros.

Todos formamos parte de ese mundo al que debemos rescatar, de nuestras miserias, de nuestras faltas de respeto para con la vida.

Encontrar la belleza y aunarla dentro de uno es reflejarla para dar vida a lo nuevo, siguiendo el sentido que permite dicha atracción, con la inconmensurable belleza que otorga el Creador.

La tierra debe ser reverenciada en la magnitud que corresponde a un habitad de vida en constante evolución, por ello debemos cooperar con la luz del despertar, con el sol de la transformación.

Si bien, no toda la humanidad se ha convocado para vivir este paso siendo o participando consciente-mente, esto no quiere decir que no esté dentro del propósito que otorga la nueva vida. Simplemente debe aceptar el vivir la cotidianeidad como se presenta dentro de los mismos niveles de desarrollo que todo ser humano tiene a su alcance.

Nadie está exento de pasar por esta transición, porque nadie sabe cómo ni cuándo acontecerá, simplemente debe entrar en comunión con su templo interior.

En el silencio, en la quietud encontrar la respuesta a su inquietud.

Deben solo recordar Dios no pone fechas, no revela antes lo que ha de ser vivido, solamente debemos VIVIR aceptando lo que depara el destino marcado por la ley de DIOS.

También deseo decirles lo siguiente. No solo se han de “salvar” los auto-convocados, es una ilusión si así lo piensan, los seres humanos tenemos que vivir el día a día cumpliendo el camino marcado entre la tierra y el cielo.

Quizás sorprenda lo que estoy narrando, pero deseo que comprendan el maravilloso don otorgado por DIOS es la vida y ella es la VERDADERA MISIÓN que tiene el hombre para llegar nuevamente hasta el CREADOR.

Cada uno a de cumplir aquello por lo cual el MISMO aceptó encarnar. Los tiempos existen acordes a una ley mayor, y dentro de él cada ser vive lo que está incluido en ella.

Muchos serán los seres  que avanzarán al encuentro del CRISTO CÓSMICO, muchos hermanos/as, ya que  la GRACIA desciende para todos, es un presente de AMOR que se otorga a todo ser humano  y cada uno debe simplemente asimilarlo.

Abrirse a la receptividad de esa luz que le ha de permitir RENACER.

Queridos hermanos lectores vivamos juntos este nuevo LLAMADO DEL CRISTO CÓSMICO.

Se adjunta un audio al final de la entrada.

Con amor y Luz.

Betty