Despertando registros internos y cósmicos.

Existen dos líneas energéticas, una centrífuga y otra centrípeta, las mismas conforman la gran espiral electro-magnética. Generan  los movimientos hacia dentro y fuera  a nivel interno y cósmico. Ambas provocan la constante rotación y traslación planetaria,  otorgando la posibilidad de avanzar hacia el destino predeterminado por la ley de RETORNO.

El orden divino ya impera dentro del  calendario terrestre,   este orden está dividido en cuatro ciclos de tres meses cada uno; relacionados a su vez con los solsticios y equinoccios.  Dentro de cada ciclo  se provocan  movimientos,  necesarios éstos   para vivir el despertar y el poder de unificar materia y esencia. Existen además distintas frecuencias que permiten acompañar el desenvolvimiento de cada energía hoy dispuesta para la ascensión.

Son los denominados registros o decodificaciones;  ellos generan la firme atracción y repulsión que desde lo interno y sublime acompañan el salto cuántico.

La transición planetaria nos permite adaptar y adaptarnos a los nuevos niveles vibratorios que generan los sistemas internos, planetarios, solares y cósmicos.

Nuestro mundo está viviendo su propio renacimiento, su transformación. La tierra se  está gestando a sí misma, la tierra ha de parir la NUEVA TIERRA. Existen a nivel interno registros que unifican principio y fin, pero este fin no es la culminación de un proceso sino más bien, el inicio de una nueva REALIDAD. Un mundo destinado a continuar la experiencia que ha de conducir a los seres humanos a la fusión (materia/esencia) que determina lo que podríamos llamar  SER DIVINO CONSCIENTE.

Podría decir que la tierra ejerce su propia acción y reacción después de tanto tiempo de ser violentada por el accionar de tantos experimentos nucleares.

Ha llegado el tiempo de constituirse en un mundo visible desde otros parámetros aún  desconocidos por el hombre ya que el mismo no ha podido apreciarla en la magnitud de lo que ella representa. Debe aprender el hombre  a REVERENCIARLA.

La tierra, posee corrientes y sistemas que aún no fueron  revelados para la humanidad, el hombre como individuo y la humanidad como grupo deben conformarse  en pilares  capaces  de sostener no solo lo humano que determina su naturaleza, sino además ser aptos  en la canalización  de  los nuevos  acordes emitidos por el  sistema cósmico. Hoy activos para llegar al despertar  del diagrama que constituye su propia síntesis. Estos  registros están basados en pequeñas partículas de luz y amor.

Amor significa ASCENDER MANIFESTANDO EL ORDEN Y EL RITMO. “INTERNO Y CÓSMICO”.

En los 39 años de camino he apreciado cada etapa revelada  y he comprobado a lo largo de mi  vida la conexión entre lo interno y lo cósmico.

Por ello es importante comprender que simplemente ya SOMOS,  ya estamos constituidos por materia humana y divina,  debemos por sobre todo DESPERTAR los registros que conforman dicha unidad.

El hombre posee una nota interior, crea una resonancia, emite una frecuencia y alcanza un nivel vibratorio capaz de integrar y decodificar los registros que conforman  sus sistemas dentro de una corriente de mayor luz.

La capacidad que desarrolla hoy el ser humano es sorprendente, si elige por cierto transitar el camino de redención. O sea deberá purificar, transmutar y transfigurar su propia naturaleza en luz.

Es un gran desafío pero vale la pena intentarlo, porque existe una ayuda inconmensurable, el solo debe dar el primer paso hacia lo que depara la trascendencia. El conocimiento de la totalidad y el poder llegar a la unidad.

Somos luz desde el origen y estamos constituidos por esa misma luz, revestidos de materia y personalidad. El arduo camino de regreso permite descubrir cada envoltura para llegar al corazón y por ende al alma.

El corazón  órgano de vida humano y el alma chispa de vida divina alojada en el mismo espacio. Nuestro cuerpo  está conformado por 8 sistemas interconectados a la unidad que contiene nuestra materia.

Estos sistemas cumplen diversas funciones, permiten por sobre todo existir.

Lo que intento decirles es lo siguiente; nuestros sistemas de vida humana y creación divina están relacionados, todos comparten un mismo proceso dentro de los ciclos que acompañan la evolución y  el despertar.

Desde el inicio hacia el mundo interno, para llegar a la fuente de luz, conocimiento y vida consciente, se nos fue entregando claves, las mismas permitían comprender como se unía lo interno, la superficie y lo cósmico hacia un mismo destino.

Los impulsos electro-magnéticos iban aumentando y por cierto nuestro cuerpo preparándose para acompañar dicha transición, lo micro y lo macro generan movimientos de tensión y resistencia, necesarios para dar el salto, el cambio que habría  de conducirnos hacia la expansión de consciencia y por ende de conocimiento.

La multiplicidad daba paso a la unidad, hoy podemos comprender más que ayer como el tiempo otorgaba a través de cada corriente la transformación.

Cada año al transitar el camino de la tierra descubríamos nuevos parámetros, estos nos ayudaban a continuar nuestra marcha,  las experiencias fueron otorgando credibilidad y confianza, nos fuimos entregando a la búsqueda de mayores conocimientos. Hasta llegar al encuentro de lo que hoy forma parte de todo lo creado y consolidado en este compromiso de SER.

El hombre es el instrumento que sirve al propósito de vida y evolución, dentro de esta gran escuela humana/divina. Simplemente debe recuperar su memoria para avanzar con fe y responsabilidad hacia su verdadera identidad.

Se necesita de tiempo cronológico y de tiempo oportuno para lograr unificar lo que conforma la creación, el creador y lo creado, y lo que el hombre comparte en esta etapa que lo conduce al estado consciente para co-crear su nueva realidad.

La decodificación celular, tiene que ver  con el aumento eléctrico de su sistema central y con la asimilación de  pequeñas partículas de luz,  constituidas desde el origen e impulsadas  para ayudar al  hombre cuando  emprende su regreso a casa.

La capacidad receptiva electro-magnética y solar permite desarrollar el cuerpo de luz  y adquirir el lenguaje interno y cósmico  en un solo nivel de conexión.

Es la oportunidad de ser co-partícipe de la mudanza entre el  mundo de la forma y la no forma. La materia humana y la materia transfigurada.

Los sistemas se acompañan y a través del tiempo/espacio nos dan la posibilidad de vivir lo inconmensurable que depara esta transición planetaria.

Se adjunta un audio en la entrada.

Con amor  Betty

4 comentarios en “Despertando registros internos y cósmicos.

  1. Maris Ramona Esquivel

    Infinita gratitud al Creador y a toda la hermandad por habernos encontrado en un recodo del sendero, caminar juntos y renovar en cada encuentro la esperanza, la fe y la convicción de que un mundo mejor es posible, y todos somos protagonistas. Abrazos de Luz y Amor a nuestra Fuente, canal incansable,inagotable.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s